Saltar al contenido principal

Metodología BIM, garantía de calidad y efectividad

Tecnologia
Vista de la escalera de la vivienda unifamiliar en Fuente del Berro

Ofrecer la máxima calidad, efectividad y eficiencia ha sido siempre un objetivo fundamental
entre los profesionales del sector AECO. Un fin que se ha visto claramente beneficiado por la
transformación digital del sector y que ha recibido un fuerte impulso con la introducción de la
metodología BIM (Building Information Modeling).
BIM es una revolucionaria metodología de trabajo cada vez más en auge que es mucho más que
tecnología: es una filosofía de trabajo colaborativo diseñada para la concepción y gestión de
proyectos de edificación y obra civil, que centraliza toda la información de un proyecto en un
modelo digital desarrollado por todos sus agentes. En otras palabras, permite a todas las
personas del equipo formar parte del proyecto en todo su ciclo de vida, lo que se traduce en una
mayor inmediatez y en una mejor efectividad.
Esta metodología está presente durante todo el proyecto, desde que surge la idea hasta que se
hace realidad. De esta manera, podemos dividir el ciclo de vida del proyecto en siete
dimensiones BIM: 1D o idea, en la que surgen las primeras estimaciones; 2D, donde nace el
boceto; 3D o coordinación, en la que se detectan y eliminan las interferencias entre los modelos
de las diferentes especialidades; 4D o planificación de obra, donde se planifica el trabajo
ajustando los procesos con la variable tiempo; 5D o medición y presupuesto de obra, para medir
los costes de cada una de las fases del proyecto; 6D o certificación energética, en la que se
realizan cálculos, análisis y estudios energéticos; y 7D o gestión de activos, la dimensión que
permite volcar en el modelo BIM las condiciones físicas de los elementos estructurales,
arquitectónicos y MEP, entre otros aspectos.
Con estas características, resulta imprescindible realizar, en primer lugar, un proceso de
implantación de la metodología BIM en un estudio de arquitectura. “Esto empieza con el análisis
de sus procesos de trabajo y, después, se desarrolla un Plan, donde se definen los roles y
equipos, las tareas o las condiciones de coordinación, y también un protocolo que pretende
estandarizar y unificar el modo en el que se trata y comparte la información”, asegura Borja S.
Ortega, Director de Proyectos en la consultora internacional Espacio BIM –espacioBIM.com-,
impulsora del demandado máster BIM online, el Máster BIM Manager Internacional (+VR), quien
destaca que “a continuación se forma al equipo humano y, por último, se le acompaña en la
implementación de la metodología BIM en un proyecto piloto”.
Como se puede apreciar, el uso de BIM va más allá de las fases de diseño, abarcando la
ejecución del proyecto y extendiéndose a lo largo del ciclo de vida de la edificación, permitiendo
la gestión de la misma y reduciendo los costes de operación. Para esto, se basa en el uso de
estándares abiertos, como IFC, que sirve como formato de intercambio de datos entre agentes,
procesos y aplicaciones, y que viene definido por la norma ISO 19650.
Cabe señalar que durante la última década la metodología BIM se ha implantado de forma
progresiva en diferentes países, siendo para algunos de ellos objeto prioritario de sus
Administraciones Públicas, las cuales han impuesto o valorado su uso en obra pública,
siguiendo la recomendación de la Directiva Europea de Contratación Pública