TIPO Concurso Público
UBICACION Santa Cruz de Bezana, Santander (SP)
AÑO 2019
CLIENTE Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana
PROGRAMA Auditorio+Salas multiusos+Exposiciones
SUPERFICIE 1370,00 m2
EQUIPO Jimenez&Linares + Ciria&Alvarez
COLABORADORES Paloma Márquez, David Vera

CENTRO CULTURAL EN SANTA CRUZ DE BEZANA, SANTANDER

El proyecto busca crear un edificio que abrace al visitante, situando como centro de la intervención una plaza pública, que complemente los usos del centro cultural.

Los ciudadanos entrarían bajo un edificio-puente, que marcaría el umbral de acceso a la plaza de actividades. Esta plaza constituiría el verdadero corazón del edificio: un espacio al aire libre, pero protegido del viento, donde se podrían realizar desde conciertos y exposiciones a sesiones de cine de verano. Desde este atrio urbano se accedería tanto a la cafetería como al hall del centro cultural.

El Hall a su vez divide el programa en dos zonas. De un lado encontramos la sala de exposiciones, desarrollada en forma de puente entre los dos brazos del edificio y con una fachada estructural que actúa a modo de viga vierendeel. Esta sala constituiría un importante reclamo para el visitante: una suerte de escaparate elevado desde donde publicitar la programación cultural del centro.

Del otro lado, encontramos la sala de actos y sobre ella, los espacios dedicados a camerinos, administración, y las salas polivalentes, donde se aprovecha su posición elevada, para crear un gran hueco que mira hacia el valle y las colinas. Creando un espacio educativo que se asoma al paisaje circundante.

El programa se complementa con una vía de acceso lateral, que facilita las actividades de carga y descarga de la cafetería, la sala de actos y los cuartos de instalaciones. Desde el punto de vista de la imagen arquitectónica, el edificio se cierra al exterior por tres de sus lados para abrirse con rotundidad hacia la fachada principal y el vacío central. Es en esa zona donde se desarrollan una serie de pórticos que comunican interior y exterior filtrando la luz. El resultado es un bosque de pilares por el que el interior se asoma a la plaza, invitando al visitante a entrar.