Saltar al contenido principal

Fuengirola

Oficinas de la Seguridad Social
Casa Cruz
Vivienda en un olivar
Jimenez&Linares_Fuengirola_Concuros_Arquitectura
Tipo
Concurso Público
Ubicación
Fuengirola, Málaga
Año
2020
Cliente
Instituto Nacional de la Seguridad Social
Superficie
2153m2
Equipo
Jiménez&Linares y E. Bardají & Asociados Arquitectos
Colaboradores
Paloma Márquez, David Vera, Miguel A. Sánchez

La nueva Oficina de la Seguridad Social de Fuengirola se sitúa en una parcela de 740 metros cuadrados, al sur de la ciudad, dando a la Avenida Miramar. El volumen se eleva tres plantas sobre rasante, alineándose a vial y retranqueándose cuatro metros a las lindes laterales y trasera, como indica la normativa.  El edificio se desarrolla dos plantas bajo rasante, para albergar un aparcamiento cuyo acceso rodado se realiza por el norte de la parcela, desde el Camino Condesa. Al sur, encontramos un patio inglés que ventila e ilumina diferentes zonas de instalaciones, a la que vez que permite el acceso público desde el exterior a dos centros de transformación (CT): el CT de transformación de la compañía, que sustituye al existente, y el CT de abonado, que debe dar servicio al nuevo edificio.

El proyecto parte de una idea rotunda, la de un volumen estriado perforado por un gran hueco abocinado, un gran espacio de umbral, horizontal y en sombra, que se abre a la ciudad y al ciudadano.

Dentro de este concepto de pórtico de entrada, el proyecto desarrolla una fachada dual, que aúna una imagen de fortaleza y transparencia.

La planta baja del edificio posee un carácter institucional con un zócalo continuo la piedra natural que presenta dos grandes huecos enfrentados que dilatan el espacio en horizontal.

Las plantas superiores se conciben como un volumen que se desvanece poco a poco en vertical. En ellas se opta por un muro cortina continuo en la mayor parte del perímetro, controlando la incidencia solar con lamas metálicas que suavizan la luz y aportan matices y reflejos. La parte superior de la azotea continúa este mismo lenguaje, ocultando los espacios de instalaciones y las barreras acústicas necesarias para las máquinas de acondicionamiento, tras celosías de chapa perforada.

La imagen exterior del conjunto se basa en colores claros con una evidente vocación mediterránea. La sencillez de la propuesta busca aportar calma al variado y complejo entorno donde se ubica el edificio.

El programa ha sido desarrollado para que el ciudadano se puede mover por el edificio con facilidad, de una forma intuitiva. Para ello todas las plantas presentan un esquema análogo, basado en tres bandas paralelas: una banda norte destinada a funcionarios, una gran banda central, de atención al público, y una banda sur de carácter público, donde se ubican las comunicaciones y las salas de espera.

De manera lateral, en el norte y en el sur, se plantean dos bandas con usos al servicio del uso principal y central. La primera banda, la norte, se reserva para un uso ligado a los funcionarios y trabajadores de las oficinas, albergando aseos, despacho, sala de reprografía y archivo.

Por otro lado, la banda sur tiene un carácter público, albergando el espacio de espera, ligado a espacio central, los aseos públicos, así como el núcleo de comunicación formado por escalera y ascensor para ocho ocupantes.

La sensación que el ciudadano percibe cuando llega es de un espacio claro y abierto, donde puede localizar fácilmente los diferentes puestos de atención y orientarse de una manera fácil. Del mismo modo, la recepción abierta al espacio central, así como la visión directa de la escalera ayudan a recorrer el edificio de una manera rápida.

El aspecto interior de los espacios de trabajo se caracteriza por el uso de un pavimento en piedra natural igual al revestimiento del zócalo exterior de planta baja. Los espacios de trabajo se caracterizan por ser lugares neutros y tranquilos, en color blanco, donde la calidez es aportada por un falso techo de lamas de madera. Este falso techo ocultará todas las instalaciones de iluminación y climatización, mejorando las condiciones acústicas del espacio.

La planta de cubierta es dedicada a las diferentes instalaciones que el edificio necesita. Gran parte de esta se usa como cubierta no transitable donde ubicar las maquinarias de climatización y ventilación, y otra área construida sirve para dar cabida a los diferentes cuartos de instalaciones y mantenimiento.

El edificio está dotado de dos plantas inferiores al nivel de la planta baja. El primer nivel se encuentra semienterrado y alberga como principal uso parte del aparcamiento. El acceso rodado a éste se lleva a cabo por el interior de la manzana, situando la entrada de vehículos al norte.